riesgos de un autónomo

Los 5 mayores riesgos de un autónomo… y qué hacer para evitarlos

Vamos a hablar de los riesgos de un autónomo. Sabemos que ser autónomo no es fácil. El autónomo es su propio jefe. Pero en su negocio también es el comercial, el departamento de contabilidad, el departamento de compras…

El autónomo es el alma y el corazón de su proyecto. Por eso intenta llegar a todo y formarse en muchas áreas, para poder planificar, producir y vender.

Sin embargo, es imposible ser experto en todo. Los temas legales y más técnicos normalmente son el caballo de batalla de los autónomos, pues les resultan muy complejos.

Vamos a echaros una mano analizando los cinco mayores riesgos de un autónomo y dándoos pistas para evitarlos.

 

1. Que nadie te conozca ni te compre

nadie te conozca ni te compre

Éste, sin duda, es de los primeros que nos encontraremos como riesgos de un autónomo.

Además, parece inevitable cuando uno comienza como autónomo con un nuevo proyecto.

Hay que dar a conocer tu empresa (o sea: tú), qué es lo que hace, cómo lo hace, cuál es su valor diferencial. Ayuda mucho tener una página web y presencia en una o varias redes sociales donde se encuentre tu público objetivo. Pero no solo hay que estar en las redes y en la web. Hay que moverse y hacer ruido. Compartir contenido de calidad. Interactuar con seguidores, usuarios y otros profesionales del sector.

También hay que hablar de tu proyecto en diferentes foros: networkings, foros profesionales, grupos de Facebook, de Linkedin, reuniones y ferias sectoriales.

Y en cuanto a que nadie te compre…

Si has emprendido en un sector que ya conoces, puede resultar un poco más fácil. Si has estado trabajando para otros en el mismo sector o en uno similar, seguramente tienes algunos contactos. Si son personas con las que ya has tratado antes y saben cómo trabajas, tienes mucho ganado.

Contacta con ellas, comienza a establecer una nueva relación en la que te vean como un profesional en quien confiar.

Ya no trabajas para una empresa grande, ahora eres empresario individual, pero si eres bueno, eso es lo que cuenta. Debes tener ese convencimiento y confianza en tus posibilidades. Eso te permitirá afrontar con éxito las reuniones personales con clientes, proveedores y colaboradores.

No te canses de llamar a todas las puertas. La constancia es la base del éxito de un emprendedor.

Puede interesarte este artículo relacionado: Cómo vender más en tus entrevistas personales si eres un emprendedor

Y recuerda: lo importante no es ser grande, sino ser bueno.

 

2. No cumplir con las normativas que regulan nuestro sector

normativas que regulan nuestro sectorLa adaptación a las leyes y a las normativas generales y a las propias de nuestro sector es fundamental. Seguramente, la mayoría de los autónomos que estáis leyendo este artículo no seáis expertos en leyes ni normativas.

Pero no por eso hay que dejar de cumplirlas. El no hacerlo suele acarrear fuertes sanciones y, en algunos casos, pueden incluso cerrarnos el negocio.

Es recomendable consultar con un profesional de confianza: abogado, gestor o consultor de protección de datos. Ellos podrán indicarnos qué normativas nos afectan y qué hacer para cumplirlas.

Un caso destacado, porque va a cambiar en breve la normativa vigente, es el de la Protección de Datos personales. El próximo 25 de mayo entrará en vigor el nuevo Reglamento Europeo 679/2016 de Protección de Datos (RGPD). Es una norma de obligado cumplimiento para todos los autónomos y empresas que manejen datos personales.

Y eso lo hacemos todos. Manejamos datos de nuestros clientes, de nuestros proveedores, de posibles clientes que se interesan por nuestros productos o servicios, etc. Tengas o no una web, debes adaptar tu negocio a la nueva normativa de Protección de Datos antes del 25 de mayo de 2018.

La adaptación es un proceso más complejo de lo que parece, por lo que es conveniente confiárselo a un consultor especializado. Como Emprender Seguro, por ejemplo.

Quizá además tu negocio deba cumplir con otras normativas obligatorias: de sanidad e higiene, estar en un local con unas características concretas, que los trabajadores tengan una titulación específica… Si lo desconoces, infórmate cuanto antes y déjate asesorar por profesionales.

Puede interesarte leer este artículo relacionado: Adaptación a LOPD, RGPD y LSSICE. Normativa de protección de datos

 

3. Tener problemas económicos

problemas económicosEntre los riesgos de un autónomo, éste es el que se presenta más a menudo.

Sin embargo, poniendo las medidas adecuadas, sería bastante sencillo evitarlo. La herramienta más potente para no tener que afrontar problemas económicos es hacer una buena planificación.

Hay que hacer un buen estudio de mercado, que sea realista. Recopilar datos y números concretos que sirvan para elaborar nuestro Plan de Marketing dentro de nuestro Plan de Empresa.

Un plan de empresa bien hecho nos indicará con qué dinero debemos contar para poner en marcha el negocio. Y para aguantar hasta que las ventas del mismo sean suficientes para mantenernos.

Si los números se han hecho correctamente, podremos evitar problemas económicos durante los tres primeros años del proyecto, que son los más complicados.

Planificar también es ir adaptando nuestro Plan de Empresa y nuestras previsiones según va evolucionando nuestro negocio. Podemos encontrarnos con que unos ingresos con los que contábamos no llegan. Pero también con que algún producto o servicio tiene más éxito de lo que esperábamos.

En esos casos, hay que saber reaccionar a tiempo y dar al mercado lo que pide. No hay que empeñarse en vender lo que tenemos, sino en vender lo que quiere el cliente.

 

4. Nuestras responsabilidades pueden hacer quebrar el negocio

responsabilidadesCuando emprendemos pensamos que, la aventura de emprender lleva aparejada tener que asumir todos los riesgos. Pero no debe ser así.

Hay riesgos muy graves (lo que los profesionales llamamos riesgos catastróficos) que pueden lastrar tanto nuestro proyecto que nos obliguen a cerrar el negocio.

Estoy hablando, por ejemplo, de un perjuicio importante que nuestra actividad profesional cause a una o varias personas. Por ejemplo, que los productos que vendemos estén en malas condiciones o que causen una intoxicación. Otro ejemplo sería que durante el evento que hemos organizado, alguna persona sufriera alguna lesión o que el local que hemos alquilado sufriera daños.

En todos estos casos, como responsables de la actividad profesional que ha causado el perjuicio, tenemos una responsabilidad civil. Es decir, deberemos indemnizar a las personas afectadas. Y en algunos casos, las indemnizaciones pueden ser de muchos miles de euros.

Son cantidades que un autónomo, un emprendedor no puede asumir. Por eso, debe contratar un seguro de responsabilidad civil hecho a su medida que lo cubra. Hay muchas modalidades de seguro de responsabilidad civil y los límites y coberturas deben adaptarse a cada profesional y a cada negocio.

Por eso, confía en un corredor de seguros profesional como nosotros que te asesore.

También puede interesarte leer este artículo relacionado: ¿Necesito un seguro de responsabilidad civil?

 

5. ¿Qué ocurre si sufro un accidente o enfermedad y no puedo trabajar?

accidente autónomoUn autónomo que esté de baja pierde el 65% de su sueldo. Un autónomo que cobre unos 2.000€ al mes, en caso de enfermedad o accidente vería su nómina reducida a 689€.

Si la baja dura poco tiempo, podrías salvar la situación si tienes un fondo de reserva.

Pero no sabemos cuándo va a ocurrirnos ni si podremos tener ese fondo de reserva. Nunca pensamos en la posibilidad de sufrir una operación o de tener un accidente. Y esas cosas ocurren todos los días; también a los autónomos.

En esa situación en que tenemos la salud tocada, evitemos además tener que preocuparnos de no poder pagar las facturas.

La solución es sencilla: contratar un seguro de baja laboral. Puedes pagarlo en cómodas cuotas a lo largo del año y, en caso de baja, percibirás una indemnización que completará los exiguos ingresos de la Seguridad Social. Así podrás seguir afrontando tus gastos durante todo el tiempo que dure la baja.

Puedes ver más detalles de en qué consiste este seguro y sus ventajas fiscales en este artículo.

 

Esperamos haber hecho reflexionar un poco con este artículo y ayudar a ver que los riesgos de un autónomo pueden reducirse. En algunos casos, incluso conseguir que desaparezcan si se utilizan las herramientas adecuadas.



Compartir