Qué es una startup? Un concepto próximo a los emprendedores
2488
post-template-default,single,single-post,postid-2488,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1,vc_responsive
Qué es una startup

¿Aún no sabes qué es una startup?

¿Sigues sin saber qué es una startup aunque oyes que utilizan esta palabra a menudo en medios de comunicación? Si continúas leyendo este post, te aclararemos su significado y su importancia en el desarrollo de la economía y la tecnología hoy día.

Si ahora mismo alguien tiene una solución o idea de negocio que cree que puede ser competitiva y decide emprender es importante que elabore un plan detallado para llevarla adelante. Entonces se dará cuenta de que para emprender tiene dos posibilidades:

  • Puede ofrecer al mercado su solución o idea de negocio él solo, funcionando como un trabajador autónomo o empresario individual.
  • O puede constituir una empresa, para lo cual necesitaría contar con un equipo humano que lo acompañe y sea capaz de poner en marcha y ejecutar ese plan de negocio previamente elaborado.

Desde entornos no especializados en emprendimiento, suele utilizarse el término startup para definir empresas de nueva creación de cualquier sector y sin hacer más distinciones. Pero vamos a profundizar un poco más.

Qué es una startup en el sector emprendedor

En realidad, no debe definirse una startup como una empresa.

Una de las definiciones de startup más precisas es la que hizo Steve Blank en su libro The Startup Owner’s Manual al decir que “una Startup es una organización temporal en búsqueda de un modelo de negocio escalable, repetitivo y rentable.”

En esta definición vemos que no aparece en ningún momento la palabra “empresa”, sino “organización”. ¿Por qué? Porque ninguna empresa se crea sin el conocimiento previo de un modelo de negocio que le permita generar beneficio y ser rentable en el tiempo.

En una empresa, los fundadores conocen el mercado, el perfil del cliente al que van a dirigirse y el modelo de negocio con el que obtendrán rentabilidad.

Entonces, ¿qué es una startup si no es una empresa? Es una organización, integrada por un equipo humano al que se suele denominar equipo fundador de la startup, y que tiene las siguientes características:

  • Es temporal porque en algún momento de su evolución dejará de ser una startup y llegará a ser simplemente una empresa más o menos grande o si no, morirá.
  • Se encuentra en un estado de búsqueda de un modelo de negocio rentable. Es decir, al comienzo el modelo de negocio de una startup es únicamente un conjunto de hipótesis e ideas que están en la mente del equipo fundador. No tienen clientes ni saben cómo responderá a su oferta de producto o servicio el mercado al que se van a dirigir. Es más, en las etapas iniciales, muchas startups ni siquiera saben cómo van a ganar dinero. Lo van descubriendo más adelante, conforme desarrollan su proyecto.
  • El modelo de negocio que se busca también ha de ser escalable y repetitivo.

Un modelo de negocio escalable y repetitivo

Una vez definido qué es una startup, vamos a aclarar por qué su modelo de negocio debe ser escalable y repetitivo.

Escalabilidad es la capacidad de crecimiento de un modelo de negocio que está basada en generar más ingresos con los recursos disponibles.

En general, para toda startup, la escalabilidad debe ser una obligación. A menos que disponga de mucho dinero, su equipo fundador no debería invertir en una estructura para su negocio muy pesada, con muchos gastos fijos. Más bien, debería diseñar algo capaz de crecer a un ritmo más rápido que los gastos.

La diferencia entre un modelo de negocio escalable y otro que no lo es está en la habilidad de combinar creativamente gastos e ingresos. Un modelo de negocio escalable es capaz de generar ingresos de forma más rápida de lo que crece su estructura de costes. Sin embargo, en los modelos no escalables su estructura de costes crece de forma casi directamente proporcional a sus ingresos. O sea, que para ganar más hay que gastar más.

Un modelo de negocio no escalable no es malo per se, pero no podrá ser la base de una startup. En una startup los socios fundadores buscan la financiación de inversores para hacer crecer su negocio. Y a los inversores no les interesa un crecimiento lento y sostenido de su inversión, sino exponencial. Por eso, una startup debe ser capaz de generar ingresos exponencialmente respecto a sus gastos.

El hecho de que sea repetitivo significa que además es capaz de replicar esa capacidad de general ingresos exponencialmente una y otra vez, incluso entrando en diferentes entornos o diferentes mercados.