patinetes y bicicletas

Patinetes y bicicletas eléctricos: utiliza tu regalo de Reyes con seguridad

Ya han terminado las fiestas navideñas y a muchos hasta se nos han hecho cortas.

Quienes no han faltado a su cita de todos los años han sido los Reyes Magos. Puntualmente, la noche del 5 de enero han pasado por todas las casas dejando muchos regalos.

Entre los regalos estrella de este año están, sin duda, patinetes y bicicletas (eléctricos o no).

Si eres de los afortunados que los estrenas ahora o ya llevas un tiempo usándolos, toma nota de cómo utilizar los patinetes y bicicletas de forma segura.

 

Qué puede ocurrir al utilizar patinetes y bicicletas

Lo primero que ocurrirá es que harás ejercicio, si los utilizas sin motor. Y también conseguirás desplazarte por la ciudad con un coste más reducido que con otro tipo de vehículos más potentes.

Debemos recordar que cualquier bicicleta y patinete (que no sean de juguete) son vehículos.

Por eso, la DGT publicó recientemente una instrucción que define y establece las normas de uso para los llamados Vehículos de Movilidad Personal (patinetes, segways, bicicletas). Esta instrucción estará vigente hasta que se apruebe la reforma del Reglamento General de Vehículos.

Este criterio provisional establece el máximo de velocidad en 25 km/h y prevé sanciones entre 500€ y 1.000€ por conducir bajo los efectos del alcohol o las drogas y de hasta 200€ por utilizar el teléfono móvil. Los conductores tienen la obligación de someterse a pruebas de alcohol y drogas. En caso de negarse, serán denunciados como infracción administrativa. En caso de dar positivo en drogas, las autoridades estarían en disposición de inmovilizar el vehículo.

 

Si se tiene un accidente al utilizar patinetes y bicicletas, ¿qué ocurre?

Si utilizas una bicicleta, patinete o cualquier otro Vehículo de Movilidad Personal para desplazarte, tienes un accidente y causas daños a personas o a propiedades de otros (incluidas propiedades públicas), casi con toda seguridad tendrás que indemnizarles. Cuanto mayor sea el daño que causes, más difícil será que lo dejen correr y no te denuncien. Por tanto, tendrás que terminar pagando todos los daños causados.

Pagar los daños causados puede suponer bastantes miles de euros, en el peor de los casos (si fallece la persona atropellada o sufre lesiones importantes). ¿Y quién puede afrontar algo así con sus propios recursos?

Por eso, si eres un usuario habitual de un VMP, revisa muy bien si tienes cubierta tu responsabilidad civil para su uso, con el seguro adecuado. Los diferentes casos que pueden darse son éstos:

  • Si eres un usuario habitual de bicicleta no eléctrica, para uso recreativo o moverte por la ciudad, deberías revisar tu seguro del hogar. Sí, ése que tienes (o deberías tener) como propietario o inquilino de tu vivienda. La mayoría de estas pólizas, dentro de la “responsabilidad civil familiar”, incluyen la responsabilidad civil por conducción de bicicletas (no eléctricas). Eso sí, en el caso de que participes en alguna competición en bicicleta, deberás contratar un seguro de responsabilidad civil aparte, sólo para eso, porque el seguro de hogar no te cubrirá. Normalmente la propia organización de la carrera tiene este seguro. Infórmate para comprobar que es así.
  • Si tu bicicleta es eléctrica, tu seguro del hogar no cubrirá tu responsabilidad civil por su uso. En este caso, deberás contratar un seguro específico de responsabilidad civil de patinetes y bicicletas, que tiene unas primas muy reducidas (desde unos 20€ al año). Además, incluye defensa y protección jurídica y asistencia en viaje cuando utilices el VMP.
  • En el caso de que seas usuario de un patinete eléctrico, igualmente tu seguro del hogar no cubrirá tu responsabilidad civil por su uso. En este caso, deberás contratar un seguro específico de responsabilidad civil de patinetes y bicicletas, que tiene unas primas muy reducidas (desde unos 20€ al año). Además, incluye defensa y protección jurídica y asistencia en viaje cuando utilices el VMP.

 

Buenos propósitos de comienzo de año

Te proponemos estos tres:

  1. No dejes de utilizar tu bicicleta o patinete, pues son un medio de transporte económico que favorece la práctica de ejercicio.
  2. Utilízalos con cabeza, recordando siempre que conduces un vehículo y que puedes causar daños a otras personas. Por eso, respeta las normativas y respeta siempre a peatones y otros vehículos.
  3. Sé responsable y ten un seguro que cubra tus responsabilidades al conducir tu bicicleta o patinete.

 

 

Si te ha quedado alguna duda o quieres que te hagamos un seguro para conducir seguro tu bicicleta o patinete, contáctanos aquí.

 

 



Compartir